ANTHURIUM

20,00

Planta natural denominada Anthurium con flores rojas. Támaño máximo 38cm. de altura. No incluye pik.

Podría cambiar la variedad de flores o verdes según temporada o existencias.

-Envíos en 24h con frescura GARANTIZADA

-Envío locales GRATIS, y en pedidos superiores a 60€

-Pedidos inferiores a 60€ , coste portes 4,99€

-¿Quieres personalizar tu pedido?

Perfecto, eso es lo que mejor hacemos en esta página ;) Pincha en el icono de whatsapp y... ¡Lo hacemos a tu gusto!

 

 

Categoría

Descripción

ANTHURIUM

Regala esta planta de Anthurium natural denominada Anthurium con flores rojas. Támaño máximo 38cm. de altura. No incluye pik.

Podría cambiar la variedad de flores o verdes según temporada o existencias.

El Anthurium natural es una planta que tiene doble interés decorativo, ya que posee unas atractivas flores que visten de color la planta y hojas verdes brillantes.

Las flores son de distintos colores según las variedades aunque, las más habituales, son las de flor roja. Estas pueden llegar a durar hasta dos meses y, una vez marchitas, se eliminan desde la base para inducir la aparición de nuevas flores.

7 ASPECTOS PARA SABER CÓMO CUIDAR UN ANTHURIUM

1. Luminosidad, importante para la floración.

Dado que procede de zonas selváticas, el anthurium demanda buena luminosidad. Es más: solo si dispone de buen luz indirecta podrá crear sus características brácteas y, por tanto, su floración. Puede sobrevivir en espacios con poca luz, pero es importante saber que lo más probable es que solo disfrutemos de sus hojas. Su lugar ideal: cerca de una ventana.

Cuidado con esto porque no podemos confundirlo nunca con exponerla a sol directo. De hacerlo, sus hojas podrían quemarse.

2. Temperatura, un aspecto a vigilar en cómo cuidar un anthurium

Por más aclimatada que esté, no podemos perder de vista que se trata de una planta tropical. De hecho, en nuestra latitud se cultiva en interiores precisamente por su necesidad de una temperatura cálida y sin oscilaciones.

Lo ideal es que esté en un espacio con entre 20 y 25 grados de manera constante. Importante conocer cómo reacciona, tanto con frío como con calor. Si la temperatura baja de 12 grados, las hojas se secarán y se pondrán amarillentas. Si sube por encima de 28, tendremos que aumentar la humedad ambiental para que no se resienta.

Importante también mantenerla protegida de corrientes de aire y de fuentes de calor artificial, como los radiadores.

3. Humedad ambiental, crucial para el bienestar del anthurium

Saber que es de origen selvático nos da una pista importante en cómo cuidar un anthurium. Es una planta que demanda buena humedad en el ambiente para mantener sanas sus hojas. Una razón de peso para pulverizarlas con agua no calcárea, y siempre evitando que se empapen.

Tanto si vivimos en un clima seco como durante los meses de invierno, no está de más darle de manera constante esa humedad que precisa. ¿Cómo? Creándole un micro clima húmedo en la base de la maceta. Bastará con poner agua de manera permanente en el plato inferior. Pero eso sí: separando siempre, mediante piedras decorativas o cualquier otra cosa, la base de la maceta del agua.

4. Riego, regular pero controlado

En nuestra lista de cómo cuidar un anthurium el riego es, sin duda, la tarea que más tendremos que vigilar. Y es que, aunque sea una planta tropical, no tolera el exceso de agua en sus raíces ni demanda humedad constante en el sustrato.

La pauta ideal es de un riego a la semana durante el invierno. Una cantidad que se incrementará en los meses de calor, en los que regaremos entre dos y tres veces a la semana. ¿Cómo saber cuándo toca volver a regar? Cuando el sustrato esté ligeramente seco.

5. Abonado, solo durante la primavera y el verano

Una ayudita importante para hacer que nuestro anthurium crezca todavía más durante los meses de sol.

Lo ideal es utilizar un abono líquido específico para plantas verdes cada dos semanas durante la primavera y el verano.

6. Limpieza de hojas, un detalle que cuida la salud del anthurium.

 Mantener sus hojas limpias de polvo permitirá que ese proceso propio de las plantas, la fotosíntesis, se realice correctamente.

Para que esta tarea sea útil, debemos limpiarlas con agua no calcárea.

7. Trasplantar, el último paso en cómo cuidar un anthurium

El anthurium solo demanda un trasplante cada dos años. Y no, no podemos dejarla pasar. Es más: si nos despistamos con esta tarea, será la propia planta la que nos lo recordará. Los síntomas son claros: las hojas nuevas serán mucho más pequeñas, y la creación de brácteas anecdótica. Si eso sucede, es momento de renovar el lugar en el que crece.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “ANTHURIUM”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola!!!
Soy Mónica de Flors Xúquer, en qué puedo ayudarte?
Pincha de nuevo en el icono para mandarme tu mensaje.
https://florsxuquer.es/producto/anthurium